« »

Aulas Híbridas: $1.500 millones para preparar a las universidades de la pospandemia

La iniciativa permitirá dotar a las instituciones universitarias de recursos para fortalecer los espacios de formación presencial y remota y el desarrollo y puesta en marcha de Aulas Híbridas.
La iniciativa permitirá dotar a las instituciones universitarias de recursos para fortalecer los espacios de formación presencial y remota y el desarrollo y puesta en marcha de Aulas Híbridas.

Permitir el dictado de clases presenciales y virtuales al mismo tiempo, facilitar y garantizar el material grabado para su permanente consulta, fortalecer los software necesario para dar respuesta a las adecuaciones requeridas en la virtualización de la enseñanza, son algunas de las premisas que tiene el Plan de Virtualización de la Educación Superior II (PlanVES II),  de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación. 

La propuesta que fue presentada formalmente en la mañana de este lunes 7 de junio, prevé una inversión de 1.500 millones de pesos. El PlanVES II es una continuación del programa impulsado en 2020 con el que Universidades de todo el país pudieron realizar importantes avances en materia de virtualización de sus clases.

A su vez, este Plan, busca poner en marcha las Aulas Híbridas, que pretenderá aprovecharse de la intensificación del uso de las tecnologías en el proceso de enseñanza aprendizaje durante los últimos 15 meses, y en un escenario donde se pueda combinar, proponer y permitir el dictado de clases presenciales y virtuales al mismo tiempo.

En la presentación, donde también estuvieron presentes autoridades universitarias,  explicaron que esta “hibridación” de la enseñanza y el aprendizaje, además buscará que facilitar el material grabado durante las clases para que la población estudiantil de las universidades acceda permanentemente para su consulta.

El ministro Trotta, en dicho acto, manifestó la importancia de “seguir fortaleciendo la respuesta del sistema educativo y el sistema universitario en un año donde el presupuesto educativo ha tenido el incremento interanual más importante de su historia”. En ese marco resaltó que “se ha reforzado el proceso de consolidación de la inversión educativa en nuestro sistema universitario, que incluye la recuperación de los procesos de inversión en infraestructura universitaria a partir del trabajo junto al Ministerio de Obras Públicas, entre otros aspectos”.

Por su parte, el secretario de Políticas Universitarias, Jaime Perczyk, explicó: “Empezamos este estudio en septiembre del 2020 intentando saber de manera científica o metódica qué pasaba en el sistema universitario. Hasta el 13 de marzo del año pasado el mismo se componía en un 93% de una oferta presencial, y de ese 7% a distancia el 63% pertenecía a universidades privadas. En una semana hubo que pasar a una educación virtual de emergencia, que se fue perfeccionando a partir de las políticas, del conocimiento y de inversión de las universidades y también por un proceso muy fuerte de inversión del Estado Nacional”.

“En el segundo cuatrimestre estamos plenamente confiados de que va a haber espacios de presencialidad. La campaña de vacunación ya está llegando a los docentes universitarios e incluso a algunos estudiantes y el clima va a mejorar”, planteó Perczyk.

En tanto, el presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) y rector de la Universidad de Jujuy, Rodolfo Tecchi, destacó el rol de las universidades públicas en pandemia: “Han demostrado que estuvieron a la altura de las circunstancias con una actividad que es, al día de hoy, todavía más intensa que la que teníamos antes de la pandemia. 

Y agregó: “En marzo de 2020, el Ministerio de Educación y la Secretaría de Políticas Universitarias empezaron a poner en orden una cantidad de compromisos que no se habían cumplido con las universidades hasta diciembre de 2019. En este marco, hay que destacar que la universidad pública tuvo un intenso rol de no dejar a nuestros alumnos y alumnas sin ofrecerles la continuidad de la trayectoria, con todas las medida que se han tomado desde el Ministerio de Educación como el aporte que han hecho cada una de las universidades nacionales”.

“Lo que viene en esta salida de la pandemia y luego en la pospandemia es una universidad distinta, en Argentina y en el mundo. Hay cosas que las vamos a poder hacer a distancia con todo lo que se avanzó en este tiempo. Vamos a ir a la universidad a hacer cosas mucho menos rutinarias. Vamos a ir a discutir, a producir, a que sea tiempo valioso. La presencialidad va a ganar en potencialidad”, remarcó el titular de la SPU.

¿Qué son las aulas híbridas?

Según explicaron en la presentación del Plan desde la SPU, son “Aulas que en su seno conjugan de manera funcional la posibilidad de virtualidad y presencialidad, tanto en una experiencia pedagógica que aúne las dos modalidades, como también para ser utilizadas de una u otra manera”. 

“Estos espacios áulicos híbridos se constituyen como una de las respuestas del sistema universitario a este momento histórico relevante, de manera tal que se transforma en una nueva alternativa pedagógica la situación de pandemia mundial vivida en este último tiempo” marcaron.

Objetivos específicos del Plan VES II

En el documento oficial de la presentación del Plan de Virtualización de la Educación Superior II, que la cartera oficial compartió luego a los medios, se especifican los siguientes objetivos y puntos específicos que se plantea desarrollar esta planificación. A continuación, los siguiente: 

    • Desarrollar y poner en marcha Aulas Híbridas universitarias que permitan garantizar el acceso a una educación innovadora y de calidad. 
    • Fortalecer las instancias de enseñanza virtual mediante la capacitación docente orientada a enriquecer las capacidades tecnológicas y didácticas tanto para la enseñanza como para la evaluación de las asignaturas. 
    • Desarrollar de propuestas pedagógicas innovadoras orientadas a favorecer la activa participación de los estudiantes mediante estrategias orientadas al desarrollo de proyectos, a la resolución de situaciones problemáticas o desafíos de la formación, a la vinculación con las necesidades de la comunidad local o regional.
    • Fortalecer las instituciones con el software y hardware necesario para dar respuesta a las adecuaciones requeridas en la virtualización de la enseñanza.
    • Mejorar la conectividad de docentes y alumnos en todo el país

En otras palabras, esta planificación de virtualizar las universidades lo que persigue es permitirle al docente dictar una clase en el aula con un grupo reducido de alumnos, donde esta sería filmada y transmitida en vivo para otro número de estudiantes que, por diversas cuestiones, puedan estar presentes en la clase de forma remota a través de alguna plataforma de reuniones. 

A su vez, esa clase que dictó la o el docente, quedaría grabada y subida a un campus virtual -como el que se usa actualmente, pero como parte de este plan- junto a el resto de materiales, y demás herramientas y formas facilitar la interacción entre los alumnos y profesores.

La inversión de casi 1.500 millones de pesos se destinará a la adquisición de recursos y dispositivos tecnológicos, a la capacitación a los docentes y virtualización, a las adecuaciones edilicias necesarias al soporte técnico para que las aulas híbridas funcionen.

Aunque todavía no hay una fecha específica de cuándo comenzaría a implementarse, según lo expresado, la transferencia de dinero sucederá “a la brevedad” y luego la puesta en marcha dependerá de cada universidad y de la situación sanitaria. “Aspiramos a que este año ya esté en marcha. En el segundo cuatrimestre vamos a volver progresivamente a las aulas”, advierten.

Noticas relacionadas