« »

Del informe que marcaba el ajuste, al gobierno negando el recorte: Que paso con el presupuesto educativo 2023

El fin de semana, previo a lo que sería la votación del proyecto de Ley de Presupuesto 2023 en la Cámara de Diputados de la nación, se publicó un informe que aseguraba que este preveía un recorte del 15,5% de los fondos del Ministerio de Educación de la Nación con respecto a 2022, detallando también que “si bien el proyecto de Presupuesto 2023 –que se votará próximamente en la Cámara de Diputados– define un ajuste generalizado del 6,8% en el gasto del Estado Nacional, la reducción de fondos del Ministerio de Educación es más del doble que la del presupuesto nacional general”.

Este informe lanzado por el Observatorio de Argentinos por la Educación, muestra además que los fondos del Ministerio de Educación pasarán de $870.044 millones este año a $735.467 millones el año próximo (en pesos constantes de 2022). El documento analiza el Proyecto de Ley de Presupuesto para el año 2023 y la evolución del gasto del Ministerio de Educación de la Nación durante el período 2013-2023. Los datos previos a 2022 fueron tomados del presupuesto abierto publicado por el Ministerio de Economía, mientras que para 2022 y 2023 se analizó el proyecto de Ley de Presupuesto y el mensaje de remisión al Congreso elaborado por el Ministerio de Economía.

Según este informe de la Organización, el presupuesto educativo de 2023 es el segundo más bajo de los últimos 11 años (el más bajo fue el de 2020). En la última década, la mitad de los presupuestos nacionales han implicado ajustes en educación. El análisis muestra ajustes interanuales en el Ministerio de Educación en cinco oportunidades: 2014 (-2,9%), 2018 (-9,2%), 2019 (-6,9%), 2020 (-15,6%) y 2023 (-15,5%).

Por supuesto que, luego de estos datos, gran parte de la comunidad educativa, referentes gremiales y políticos (Como Roberto Baradel, Alberto Sileoni, Nicolás Trotta, Gabriel Solano, Soledad Acuña, Alejandro Finocchiaro y Horacio Rodríguez Larreta, entre otros), y legisladores nacionales, que votaron en la madrugada del miércoles, cruzaron al gobierno nacional, aunque este último tuvo lugar para defender el proyecto de presupuesto 2023 y el financiamiento educativo, incluso con declaraciones del mismo ministro de Educación.

En dicho documento del Observatorio, explican que “el ajuste previsto para 2023 se suma al recorte del 5% proyectado para los fondos vigentes del Ministerio hasta el cierre de 2022. Esto implica una disminución del peso relativo de la educación dentro del gasto nacional previsto para este año, de acuerdo con lo proyectado en el Mensaje del Presupuesto 2023 “.

“Si se analiza el Presupuesto 2023 por función, “Educación y Cultura” sufrirá una reducción del 4,7% con respecto al gasto proyectado para 2022. La diferencia entre esta caída y la de la jurisdicción del Ministerio de Educación se explica principalmente por el crecimiento de la función “Educación y Cultura” dentro de la jurisdicción Obligaciones a Cargo del Tesoro”, marcaba el informe, como también describió que “ los únicos programas del Ministerio de Educación de la Nación que contarán con más recursos que en 2022 son “Acciones de Formación Docente” (+74,6%), “Gestión Educativa y Políticas Socioeducativas” (+32,2%), “Conectar Igualdad” (+16,9%), “Investigación de la Flora, Fauna y Gea” (+11,8%) e “Innovación y Desarrollo de la Formación Tecnológica” (+4,2%). Por el contrario, los mayores ajustes recaerán sobre “Información y Evaluación de la Calidad Educativa” (-50,4%), “Gestión y Asignación de Becas a Estudiantes” (-35,3%) y “Actividades Centrales” (-34,6%)”.

La respuesta del titular de Educación

El ministro de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, aseguró en la mañana de este martes que el proyecto de Presupuesto para el 2023 “garantiza una expansión de la inversión en educación”, negó que haya recortes y precisó que “pasamos de 900 mil millones a 1 billón 540 mil millones de pesos”.

Precisó también que “en 2019 el presupuesto en educación era del 1,1% del Producto Bruto Interno y el del año que viene es del 1,29. Esa diferencia de 0,2 % equivale a 2,5 veces el Plan Conectar Igualdad y a todos los jardines de infantes que no construyeron”. Puntualizó que el proyecto contempla además “la garantía de readecuar partidas presupuestarias para alcanzar el 1,33% del Producto Bruto Interno”.

Aunque, apuntó a la organización y al informe sosteniendo que “tiene serios errores metodológicos y científicos. Considera una inflación más alta respecto al presupuesto. Puede ser más alta, pero las variables son las que son”, y sumó que quienes cruzaron al gobierno “Analizaron el presupuesto que entró el 15 de septiembre y lo anunciaron el sábado. Pero ya era otro presupuesto, y ya se había aumentado. Difundieron algo que está mal. La oposición no leyó el presupuesto, leyó ese informe”.

Previo a todo este ida y vuelta, el jueves pasado el ministro Jaime Perczyk, la secretaría de Educación Silvina Gvirtz, y el mismo presidente de la Nación, Alberto Fernandez, recibieron a los referentes y miembros de la organización Argentinos por la Educación, donde analizaron los desafíos y las fortalezas del sector educativo, y también, las autoridades del ejecutivo nacional coincidieron en destacar el trabajo de esta organización.

La media sanción al Presupuesto 2023

Luego de casi 20 horas de debate, a las 9:10 de este miércoles, concluyó la sesión donde las y los Diputados Nacionales le dieron media sanción al proyecto de Ley de Presupuesto 2023, que sobre el final del debate, tuvo lugar la discusión por el recorte o no a Educación. En ese marco, los legisladores del oficialismo, plantearon una modificación a un artículo que faculta al jefe de Gabinete a readecuar partidas para que la asignación a esa finalidad no sea inferior a 1,33 por ciento del PBI.

Entre idas y vueltas, una propuesta lanzada al aire para que se declare la educación “servicio estratégico esencial”, fue aprobada a mano alzada y sin mayores precisiones.

Luego de darle media sanción al presupuesto, y confirmar que el ajuste a educación no es tal, se pudo saber que se logró menguar la reducción por incorporar incrementos adicionales para el Fondo de Incentivo Docente, el Plan Conectar Igualdad y el Programa de Infraestructura del Ministerio de Educación, con lo que se mantendría la inversión en Educación efectuados este año.

Finalmente, el proyecto que ya tiene media sanción, y ahora irá a la Cámara Alta, cuenta con algunas claves para la educación en general y la universitaria en particular. Las universidades nacionales recibirán 752.000 millones de pesos. Para cumplir con la ley de Fomento de Innovación Tecnológica, aseguran 3.000 millones de pesos el cupo fiscal, de 700 millones de pesos para biotecnología y de 70.000 millones para la ley de Economía del Conocimiento. Para becas de educación: $59.542 millones; Fondo Nacional de Incentivo Docente: $31.175 millones; comedores escolares: $12.969 millones; infraestructura y equipamiento en educación: $4.149 millones; y programas que garantizan derechos de niños y niñas: $400 millones de pesos.

Ahora, habrá que esperar al largo debate que se le dará a esta media sanción en el Senado Nacional, donde quizás haya más novedades en el Financiamiento de la Administración Nacional para el 2023

Noticas relacionadas