« »

“La UNER viene trabajando para que el ciclo lectivo 2022 sea con presencialidad plena”

La realidad sobre el comienzo del ciclo lectivo, el retorno a la presencialidad y las normas a solicitar para esto, son diferentes dado el principio de autonomía, fundamentalmente, y los consensos internos en los órganos de cogobierno. Algunas universidades comenzaron a trabajar antes de cerrar el 2021 en estas ideas y parámetros a tener en cuenta, atendiendo siempre a los avances en la situación epidemiológica, que es otro factor diferencial en cada casa de altos estudios. 

La Universidad Nacional de Entre Ríos, en el pasado mes de octubre y reunida en el Consejo Superior, logró actualizar sus protocolos para encarar el regreso pleno de la presencialidad. “Nuestra Universidad viene trabajando desde el año pasado para que el ciclo lectivo 2022 sea con presencialidad plena. En ese sentido se adecuaron los protocolos a través de nuestro Comité de Higiene y Seguridad del cual participan las asociaciones gremiales docentes y no docentes de nuestra Universidad y representantes de las 9 facultades” dijo recientemente el rector Andres Sabella a datauniversitaria.com.ar.        

La máxima autoridad de la institución entrerriana cuenta también que, en el mismo Comité, se trabajó para que el cursado de ingreso a la Universidad, denominado Curso de Ambientación a la Vida Universitaria (CAVU), comience ahora en febrero de forma presencial en todas las unidades académicas. “Esta presencialidad plena implica todos los cuidados que se están recomendando al día de hoy y el cuidado responsable por parte de todos los actores de la comunidad universitaria en el  cumplimiento de los protocolos establecidos por la Universidad”, manifestó Sabella

La UNER, como la mayoría de las casas de altos estudios, trabajó durante el 2020  de manera virtual y en 2021 comenzó a tener mayor presencialidad en lo que no se podía trabajar a distancia. Ahora, aseguran que este año “la situación se invierte y el criterio general es desarrollar todas las tareas de manera presencial, es decir volver a la presencialidad plena y mantener de manera virtual únicamente aquellas actividades que por razones de infraestructura, aforo y situaciones particulares no puedan realizarse de manera presencial ya sea porque no se pueden cumplir con los protocolos o por ciertas características particulares de la actividad”.

En este sentido, el rector señaló: “Al ser nosotros una universidad de las pequeñas, que además está dispersa en el territorio (5 sedes, 9 facultades) tenemos a favor que no contamos con grandes aglomeraciones de estudiantes, lo que facilita la posibilidad de volver a las aulas de manera cuidada”. 

Con respecto a los desafíos que representa esta planificación, el rector indicó que febrero y marzo son los meses de mayor concurrencia  de estudiantes, dado por la concentración de mesas de exámenes finales, a lo que se suma el arribo de las y los ingresantes. Por lo cual, mencionó que “En algunas carreras que tienen concurrencia masiva,  está previsto la conformación de comisiones  que conlleva una logística de trabajo muy pensada y organizada, tarea que sabemos que no es sencilla y tiene ciertas dificultades”.  

Teniendo en cuenta esto, resulta importante saber que rol ocupa la virtualidad y los entornos digitales con este avance hacia la presencialidad plena. En ese sentido, Sabella marco que “está claro que la experiencia que se hizo en 2021 no debe perderse,  por el contrario debe profundizarse, mejorarse y continuar pensándose”, y agregó que “El apoyo a las carreras a partir del uso de herramientas propias a la educación virtual, han venido para quedarse y la universidad va a capitalizar esa experiencia en aras de la excelencia académica, de la mejora de sus carreras y de optimizar también las posibilidades de acceso de la comunidad estudiantil para llevar adelante sus estudios”. 

“Esto tiene que ser acompañado de otras políticas que dependen del Ministerio de Educación,  de la Secretaría de Políticas Universitarias y de la CONEAU en algunos casos, para que se permita formalizar el uso de tecnologías en carreras presenciales o semipresenciales”, subrayó. 

Sumado a eso último, dijo que este es un tema “que el sistema universitario lo viene charlando y seguramente va a ser un eje de trabajo, de discusión y de reflexión para adaptar las carreras presenciales que indudablemente en el futuro va a modificar sus métodos y sus estrategias pedagógicas a partir del uso de las herramientas que en otra época eran pensadas únicamente para la educación virtual y que hoy pasan a ser usados también para la educación presencial”.

Noticas relacionadas