« »

Solo un 33% de los jóvenes con secundaria completa logró acceder a trabajos de calidad

Los y las jóvenes que terminan la secundaria tienen más probabilidades de acceder a trabajos de calidad. En 2021, el 33% de los y las jóvenes de 25 a 29 años con secundaria completa accedió a este tipo de empleo, en contraste con el 9% entre quienes no completaron el nivel. En los últimos 15 años, el acceso de los jóvenes al trabajo de calidad se redujo: en 2006, el 40% de los jóvenes de 25 a 29 años con secundaria completa tenía un empleo de calidad.

Los datos surgen del informe “Juventud, educación y trabajo”, del Observatorio de Argentinos por la Educación y CIPPEC, con autoría de Esteban Torre y Vanesa D’Alessandre (CIPPEC), y Victor Volman, Eugenia Orlicki y Martín Nistal (Observatorio de Argentinos por la Educación). A partir de las cifras de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) entre 2003 y 2021, el documento analiza la relación entre la expansión del nivel secundario y el acceso de los y las jóvenes a empleos de calidad (aquellos que implican más de 30 horas semanales y aportes jubilatorios).

En una sociedad que aspira al desarrollo económico y a una distribución más justa de oportunidades, la articulación entre la educación y el mundo del trabajo es crucial. La Ley de Educación Nacional (LEN), sancionada en 2006, marcó un hito significativo en este sentido: extendió el tramo de escolarización obligatorio hacia todo el nivel secundario y señaló la importancia de garantizar una educación que habilite a las personas a continuar estudios superiores, trabajar y participar activamente de la sociedad.

A partir de este marco es que el presente informe plantea una serie de preguntas: ¿Se expandió el nivel secundario en las últimas dos décadas? ¿Aumentó la proporción de jóvenes con secundaria completa? ¿Hay relación entre el nivel educativo alcanzado y el acceso a trabajos de calidad? ¿Hay diferencias asociadas al género?

El propósito del informe del Observatorio Argentinos por la Educación es destacar las tendencias recientes en la relación entre la expansión del nivel secundario y el acceso al mundo del trabajo entre las juventudes. Se utiliza la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) para realizar una primera aproximación a las preguntas anteriores y orientar futuras investigaciones que las aborden en profundidad.

En un primer apartado se analiza la evolución del acceso al secundario de jóvenes entre 13 y 17 años. Luego se examinan los datos de terminalidad de la secundaria de los grupos etarios 18-24 años y 25-29 años, con distinción por género. Finalmente, se realiza un análisis sobre la evolución de la proporción de jóvenes con empleo de calidad según sus credenciales educativas.

A continuación, compartimos algunos datos más detallados del informe, al que podes acceder de forma completa aquí.

Datos de “Juventud, educación y trabajo”

Durante el período 2003-2021, el sistema educativo se expandió. La proporción de adolescentes de 13 a 17 años fuera de la escuela cayó del 9,5% en 2003 al 3,4% en 2021: una caída de 6 puntos porcentuales. En el mismo período, la proporción de escolarizados en el nivel secundario aumentó 14 puntos porcentuales. En 2021 el 92% de los adolescentes de entre 13 y 17 años asistían al nivel secundario.

También creció el porcentaje de graduados del nivel: la proporción de jóvenes que completaron la secundaria aumentó 14 puntos porcentuales entre 2003 y 2021. En 2021, tenían título secundario el 66,8% de los y las jóvenes de 18 a 24 años y el 72,3% de los y las jóvenes de 25 a 29 años. Estas cifras rondaban el 60% en 2003. Los datos sugieren que aumentó la cantidad de estudiantes que accedieron al título secundario en la modalidad para adultos y a través de programas de terminalidad educativa.

Las mujeres completan el nivel secundario en mayor proporción que los varones: el 71% de las mujeres de 18 a 24 años tienen título secundario, mientras que la cifra cae al 62% entre los varones del mismo rango etario. De todos modos, la brecha tiende a reducirse: en 2021 era de 9 puntos porcentuales, pero en 2003 alcanzaba los 12 puntos.

Por otro lado, la proporción de mujeres que acceden a trabajos de calidad es considerablemente menor. En 2021, entre los jóvenes de 25 a 29 años con título secundario, el 48% de los varones tienen un empleo de calidad, mientras que la cifra desciende al 16% entre las mujeres: una brecha de 32 puntos. La asimetría se mantiene entre quienes no tienen título secundario: el 15% de los varones de 25 a 29 años con secundaria incompleta acceden a un empleo de calidad, mientras que la cifra cae al 2% entre las mujeres.

Noticas relacionadas